Si hay un alimento típico de esta época otoñal e invernal del año es la castaña, fruto seco fuente de muchos nutrientes y curiosidades, que describiremos con todo lujo de detalles desde el Mercado de Aljaraque, donde podrás conseguir este manjar al que podrás recurrir en tu cocina.

¿QUÉ ES UNA CASTAÑA?

Es el fruto del castaño, de modo que se considera un fruto seco. Con la diferencia respecto a otros frutos secos de que su composición nutricional es, en su mayoría, de hidratos de carbono en vez de grasas, las cuales son mayoría.

¿DÓNDE SE OBTIENE?

Como hemos dicho antes, se obtiene del castaño. Es un árbol de la familia de las fagáceas, robusto y elegante, de entre 15 y 30 metros de alto.

¿DE DÓNDE PROCEDE SU TRADICIÓN?

Se dice que del Paleolítico, donde la castaña y la bellota formaron parte de la alimentación de la época.

No se debe pasar por alto la tradición de comer castañas durante el Día de Todos los Fieles Difuntos, fiesta fúnebre por antonomasia en toda España. Una de las versiones más conocidas es la que data de finales del siglo XVIII, que afirma que los campaneros debían pasar la noche de Todos los Santos haciendo sonar las campanas de todos los campanarios de los pueblos y villas, y para aguantar toda la noche debían alimentarse con comida de la época del año. Entonces, la castaña era el fruto al que se recurre mayormente.

¿QUÉ NUTRIENTES NOS APORTA?

Tiene propiedades particulares entre las que destaca su mayor aporte de carbohidratos y menos calorías respecto a otros frutos secos, con mucha fibra y minerales para el organismo. No en vano el 50% de su peso es agua.

– Carbohidratos: Son una de las fuentes de energía de nuestras células.

– Fibra Dietética: Es un componente de los alimentos que, aunque no es asimilado por el organismo ya que no se asimila en el aparato digestivo, tiene una gran importancia en la regulación de la motilidad del sistema digestivo y en otras funciones, como en la absorción de colesterol.

– Potasio: Es un mineral que se encuentra en el interior de las células y es importante para un mantenimiento correcto de la hidratación celular, el funcionamiento del músculo esquelético y cardiaco y del sistema nervioso.

– Magnesio: Es un mineral implicado en numerosos procesos del organismo como la actividad muscular esquelética y nerviosa. También es importante en el mantenimiento de la estructura ósea.

 Calcio: Es un mineral de importancia nutricional clave en el desarrollo de huesos y dientes, y además también participa en el buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular.

– Fósforo: Es un mineral que junto con el calcio y el magnesio forma parte del hueso.

– Vitamina B9: Es una vitamina del grupo B que interviene en numerosos procesos como la síntesis de hemoglobina, el desarrollo del sistema nervioso, etc. Su déficit en mujeres puede causar malformaciones del feto durante la gestación del embarazo.

Deja una Respuesta