El pasado 12 de Noviembre tuvo lugar el día mundial contra la obesidad, una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo y que se ha extendido como una plaga desde hace no más de 30 años.

Alimentarnos de forma saludable y llevar una vida activa son las dos claves para poner fin a esta enfermedad. Por eso os traemos este post, para que sigáis estos consejos y los llevéis en práctica.

1. Lácteos

Si queréis consumir leche o yogures mejor que sean desnatados. Si eres un amante de los quesos consume los que sean bajos en grasas como el feta o el fresco.

2. Carnes y pescados

Debemos retirar toda la grasa visible antes de la cocción, en el caso de las aves se recomienda quitar toda la piel ya que ahi es donde se concentra mayor porcentaje de grasa.

Evita a toda cosa alimentos ricos en grasas saturadas como los embutidos o el tocino.

En cuanto al pescado, puedes comerlo 3 veces a la semana, es sano y, además ¡riquísimo!

3. Huevos

Es un alimento muy completo que presenta una proteína de alto valor biológico. Se incluirá preferentemente cocido o pasados por agua y se evitará la fritura.

4. Cereales, legumbres y tubérculos

Aportan principalmente hidratos de carbono complejos, muy útiles en el control del apetito porque aumentan la sensación de saciedad.

5. Frutas y verduras

Si eres amantes de las frutas y las verduras ¡estas de suerte! Puedes comer todo lo que quieras. Lo ideal es consumir por lo menos 5 piezas al día. Evita las piezas cocidas o los batidos que aportan menor saciedad y elige frutas crudas de consistencia firme.

6. Grasas y aceites

Evita la grasa a toda costa. Cocina a la plancha o al horno en vez de freírlas. Si vas a utilizar aceite, mejor que sea de oliva virgen extra.

7. Azúcar y derivados

Restringir los alimentos con alta concentración de azúcares: azúcar, mermelada y refrescos. En su lugar, utiliza edulcorantes y refrescos dietéticos que no aporten calorías.

Deja una Respuesta