La competencia municipal sobre mercados, data desde la propia creación jurídica de nuestros pueblos como Concejos Medievales. El control del mercado por medio del almotacén o almotafaz aparece en cualquier fuero o privilegio de población que se precie, y ha sido siempre competencia del Concejo, decidir dónde, cómo, qué y que medidas se usaban en sus mercados. Esto último no es baladí en un tiempo en el que no existía un tipo de medida universal. Además los impuestos sobre el mismo eran sin duda una fuente importante de ingresos para la Villa.

Sin embargo casi siempre ese mercado se instalaba cual zoco en las calles próximas al Concejo, Iglesia o a las puertas de entrada a la villa donde prosperaban con cierto desorden.

No será hasta el siglo XIX, cuando se empiezan a construir ex profeso edificios para acoger los mercados municipales como tales, con dotaciones de servicios como agua corriente, alcantarillado etc, El objetivo no era solo ordenar al mercado y sus arbitrios, sino una búsqueda de la mejora del control sanitario. Por ello en estos mercados municipales se suele acoger sobre todo aquellos puestos de alimentación que mas afectaban a la salud de los vecinos, es decir el consumo del alimento Fresco.

El primer proyecto de un mercado de Aljaraque surge con la construcción de un nuevo Ayuntamiento en 1926. En aquel proyecto primigenio 6 puestos se disponían linealmente en un lateral de lo que es hoy la Plaza de Andalucía, contigua a una Casa Consistorial hoy día derruida. La instalación del mercado no era mas que una sencilla pérgola para proteger de las inclemencias del tiempo.

Pronto dicha idea se demuestra insuficiente y se proyecta otro edificio ex profeso ya con techo e instalaciones en la actual Plaza Cánovas. Disponía aquel mercado de 17 puestos, y sitio para el puesto de arbitrios y vigilante del mercado, e una nave de 20 por 10 metros. La construcción del pozo artesiano de nueva factura a mediados del siglo XX, buscaba unir mercado y principal fuente de agua potable en el Pueblo.

La existencia de un mercado municipal en Corrales debería esperar algo más. Si bien el poblado minero ya disponía de un mercado en las inmediaciones de la plaza Rutherford, este era gestionado de forma integral por la Compañía de Tharsis, aunque existiese un control municipal sobre arbitrios y tasas.

El plan base de 1985 proyecta el mercado actual cerca de la Barriada de Triana en una situación mas céntrica y próximo a la Carretera Huelva Punta Umbria. El proyecto constaba ya de las instalaciones de un mercado moderno, con almacén, aseos etc, Dotaba a Corrales de un mercado tal vez sobredimensionado para la demanda de la entidad de población.

En 2006 y 2008 se redactan proyectos de reforma de ambos mercados, dándoles la configuración actual, incorporando sobre todo al de Aljaraque, equipamientos de los que carecía en su proyecto original.